jtemplate.ru - free extensions for joomla

·         LA ORACIÓN (1990)

 

POR CUANTO Dios nos ha creado, ha declarado Su deseo de comunión con nosotros, y nos ha ofrecido el maravilloso privilegio de abrigarnos en Su presencia constantemente por medio de la oración en el nombre de Su Hijo Jesús; y

POR CUANTO nuestro Señor y Salvador nos enseñó a orar, nos comandó a orar, y nos dio Su propio ejemplo de una poderosa vida de oración diaria; y

POR CUANTO los grandes hombres y mujeres de Dios, sin excepción, a través de la historia han sido fieles en la oración ferviente; y

POR CUANTO la Iglesia de Dios nació en oración y se ha expandido por todo el mundo en obediencia a nuestro Señor y en el poder de la oración; y

POR CUANTO hemos experimentado un gran avivamiento solamente cuando nuestra gente se ha entregado enteramente a la oración; y

POR CUANTO Dios siempre se ha manifestado Él mismo para salvar, sanar, santificar y liberar; para bautizar en Su Espíritu, y ha llamado a Su pueblo al ministerio en los lugares y épocas de gran oración; y

POR CUANTO nuestro mundo está en conflictos desesperados y pueden ser ayudados solamente con el mensaje de verdad, confirmado por las señales que siguen al ministerio de los ungidos siervos de Dios en el poder de la oración;

RESUÉLVASE, POR LO TANTO que nosotros, la gente de la Iglesia de Dios, nos comprometemos solemne-mente a un renovado énfasis  para pasar tiempo delante de Dios, nuestro Padre, en devoción diaria con Él, y que tomamos posición como intercesores para llenar el blanco por aquellos que están en necesidad.  Prometemos obedecer a nuestro Señor Jesucristo y, siguiendo Su ejemplo, ser una fortaleza de oración hasta Su regreso (A63, 1990, pág. 65).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar